Preguntas y respuestas sobre el M300

Preguntas y respuestas sobre el M300

¿Es compatible el M300 Antifouling con todos los tipos de carena?

Sí, es especialmente adecuado para los cascos compuestos, por ser a base de poliéster.

Para los cascos de madera, por razones de porosidad, es necesario aplicar una imprimación adecuada.

Para los cascos metálicos, estamos terminando de definir con la oficina de control Veritas las mejores opciones que le garantizarán una vida útil y eficacia perfectas. Si su carena es metálica o de aluminio, le agradeceremos que sea paciente.

 

¿Es necesaria una preparación específica de la carena para el M300 Antifouling?

El principio es simple y válido para todos los revestimientos que se desee tratar: la carena debe estar en buen estado y no debe presentar problemas de ósmosis. En tal caso, para aplicar M300 no será necesaria ninguna operación previa en la carena que cualquier profesional cuidadoso no realice de forma regular. Por tanto, es indispensable retirar las capas de antifoulings anteriores y realizar un tratamiento preventivo contra la ósmosis por medio de una imprimación de epoxi. Una vez asegurado lo anterior, bastará con una ligera abrasión del soporte con grano 120 para obtener un agarre excelente. Para conocer todos los detalles, consulte las instrucciones de aplicación.

 

¿Cuál es la vida útil de M300 Antifouling?

La vida útil eficaz del producto es de al menos 5 años. Al finalizar este período, se recomienda realizar una nueva aplicación.

 

¿Con M300 Antifouling se hace totalmente innecesaria la limpieza?

Ningún revestimiento puede pretender razonablemente no exigir una limpieza en ningún momento. La frecuencia de navegación y la velocidad desempeñan un gran papel en este sentido, ya que la fricción del agua en la carena elimina una gran parte del biofilm que se forma con la muerte de los organismos que intentan desarrollarse. Al contrario, un período de inmovilidad prolongado requerirá un ligero lijado del casco durante una sumersión, o con un robot limpiador, o bien una limpieza a alta presión cuando se cambien los ánodos, por ejemplo. El carácter duradero del M300, el hecho de que no se descomponga ni se disgregue, le permitirá realizar estas operaciones tranquilamente en puerto. Por otra parte, en caso de colonización en el biofilm, la adherencia de la suciedad es muy baja y la limpieza resulta más fácil.

Cuidado en caso de aguas especialmente ensuciadoras, ya que se deberá procurar que no se desarrolle el biofilm que, igual que el M300 Antifouling no se erosiona, sino que permanece en la carena. Si se desarrolla este biofilm, existe el riesgo de que constituya un terreno favorable a la fijación de otros organismos. La limpieza submarina deberá realizarse con más frecuencia en tal caso. Especialmente en las Antillas, instamos a realizar una limpieza (de alta presión, buceando, robot limpiador...) cada tres meses, si bien este se realizará fácilmente gracias a la no-adherencia del biofilm.

 

 

 

¿El M300 Antifouling es un vector de electrólisis?

No. La capa de cobre es demasiado fina para ello, y además cada grano de cobre está encapsulado en la resina, que hace la función de ligante, de modo que está en cierto modo aislado.

En cambio, algunas obras vivas de la masa (flaps, etc.) pueden dificultar la acción del cobre. Dentro del mismo estudio para la aplicación en carenas metálicas se propondrá próximamente una solución adaptada a estos elementos. Mientras tanto, le recomendamos utilizar un antifouling adecuado para metal con el asesoramiento de su proveedor.

 

¿Es posible tintar el M300?

Sí, en cierto modo. En efecto, se trata de metal puro y es la pureza de la superficie lo que confiere al M300 su eficacia. Por tanto, tiene el color del cobre, es decir un marrón rojizo. Sin embargo, esta superficie se puede oxidar de forma acelerada aplicando una solución ácida adecuada, que hará que el color del metal se vuelva gris pardo oscuro. La oxidación no altera las propiedades biocidas del cobre.

 

¿Cuánto cuesta un tratamiento con M300?

Esta respuesta parte de la hipótesis de base que dispone de una carena preparada conforme a las especificaciones técnicas. Por tanto, se habla de la aplicación pura y dura.

Se toma como ejemplo una embarcación a motor de 7 m, que es el tipo de embarcación más habitual. La superficie sumergida de su carena es de aproximadamente 15 m2, lo que requiere 3 kits de M300, el presupuesto será de 567 € IVA incluido, o sea 38 €/m2.

Si tomamos como ejemplo un velero de 12 m, la superficie sumergida es de aproximadamente 36 m2, lo que requiere 7 kits, el presupuesto será de 1253 € IVA incluido, o sea 35 €/m2.

Por tanto, es conveniente tomar como base un precio de coste entre 35 y 38 € IVA incluido/m2 sin mano de obra (que variará en función de si se aplica a rodillo o con pistola). Este coste se amortizará en al menos 5 años.

Como máximo, el coste de tratamiento de la carena con M300 será pues de 8 € IVA incluido/m2/año

 

A modo de comparación, un antifouling «clásico» de gama alta y de matriz dura, de una gran marca muy conocida, costaría unos 20 € IVA incluido/m2, es decir, un presupuesto de 325 € IVA incluido y 705 € IVA incluido, respectivamente. Hay que tener en cuenta que esta aplicación se debe repetir cada año.

Como mínimo, esta solución equivaldría a 20 € IVA incluido/m2/año

 

En cuando a su vida útil mínima (5 años), el M300 es pues 2,5 veces más económico que un antifouling clásico de gama alta.

Y todo ello sin tener en cuenta dos cosas en el cálculo: el incremento de los precios de las pinturas antifouling cada año durante este tiempo y la reducción del consumo de carburante si se pule el M300...